HARTMANN España
Gestión de las heridas > Tratamiento y cuidado

Consejos para el tratamiento y cuidado de las heridas

El correcto cuidado de las heridas y una post cura adecuada son prerequisitos para acelerar el proceso de curación. Actuar con las medidas apropiadas, como una buena limpieza o el uso de los apósitos correctos en cada fase, ayudan a cerrar el proceso. Encuentra más información sobre la gestión de las heridas.

La documentación detallada de la herida ayuda a proporcionar una cura más efectiva  
Una documentación detallada de las heridas debe describir todos los criterios que se van a utilizar para poder realizar tanto la planificación de la terapia y el pronóstico previsto como también el control de esta terapia y el decurso del proceso de curación.

Asegurar la buena fijación de los apósitos contribuye eficazmente a la mejora del proceso de curación  
En el cuidado de las heridas, la óptima fijación y adaptación de los apósitos es el primer paso para evitar irritaciones y desplazamientos, provocar perturbaciones y retrasos en la curación.

El estado de la herida y la propensión a la infección  
En general, una herida reciente es propensa a producir infecciones. Con la progresiva organización de los mecanismos de defensa disminuye el peligro de infección, de tal modo que una herida que posea un tejido de granulación bien vascularizado puede ya oponer resistencia a los agentes patógenos.

Factores que influencian en la Curación de las Heridas  
Aún cuando el organismo humano se encuentre básicamente en disposición de poder curar heridas mediante sus propios medios, esta capacidad presenta grandes fluctuaciones individuales, dependiendo del estado general del organismo afectado, así como también del origen de la herida y de las características que de allí se deriven.